Slower

IN SLOW WE TRUST

Category: Uncategorized

Notegraphy, mensajes de texto bonitos y de diseño

Notegraphy es una app que nos replantea la forma de escribir y compartir los mensajes de texto de Facebook, Twitter, Tumblr… aderezados con una nota de diseño. Sus creadores no son otros que el equipo de HerraizSoto & Co, que de nuevo nos sorprenden con una aplicación que nos acerca la belleza desde su lado más tecnológico y creativo.

Con Notegraphy es posible crear textos bellamente editados y diseñados en tiempo real para enviar a través de las redes sociales. Ya se trate de una palabra o una novela entera, da igual porque como explican sus creadores es algo ‘ridículamente fácil’. Tan solo tienes que decidir cuál es el estilo que le quieres dar a tu texto, tipo Alex Trochut, Jessica Hische, Sara Blake, Mario Hugo, Ruiz+Company… y eliges la plantilla. Y es que detrás de Notegraphy está HerraizSoto & Co especialistas en demostrarnos que la belleza, la tecnología y la creatividad no están reñidos que en esta ocasión han contado con la colaboración de numerosos diseñadores para el diseño de las colecciones.

03 Notegraphy Notegraphy, mensajes de texto bonitos y de diseño

En HerraizSoto & Co creen en el diseño, en las palabras, en internet y la potencia de los tres juntos. «Nos gusta –dicen– la tecnología porque, desde el primer pincel, siempre ha creado las mejores herramientas para la expresión artística. Lo mismo ocurre con la primera Stradivarius. O la primera máquina de escribir. O la Fender Stratocaster con la que Jimi Hendrix solía rasgar sus riffs hipnóticos».

Y añaden: «La tecnología nos ha dado un montón de herramientas para que la gente pueda hacer cosas buenas por los demás. Y creemos que debe seguir siéndolo». Así es como hace un año nacía OmmWriter, una app que funciona como un editor de textos que llena nuestras vidas de creatividad y que a su vez nos permite estar en armonía con nosotros mismos y nuestras ideas. En esta misma línea, HerraizSoto & Co ha desarrollado Notegraphy, donde nuevamente nos plantean una nueva forma de escribir y, en cierto modo, evadirnos lejos del ruido monótono.

04 Notegraphy Notegraphy, mensajes de texto bonitos y de diseño

Notegraphy es fruto de la experiencia en publicidad, Internet y dispositivos móviles del equipo de HerraizSoto & Co, pero también de un proceso de aprendizaje y de observación de los propios errores. Y es impulsado por exactamente la misma ambición, utilizando la tecnología para que la gente haga cosas que importan; cosas bellas y hermosas. «En realidad, hemos estado haciendo las cosas hermosas para nuestros usuarios durante casi toda nuestra vida. Ha sido nuestra filosofía desde que creamos HerraizSoto & Co en 1997. Desde entonces hemos estado conectando marcas y personas a través de emocionantes experiencias de valor». Una manera de entender el diseño que les ha reportado numerosos premios internacionales en el Festival Cannes Lions, OneShow, Clio, Festival de New York, Art Directors Club, Webby Awards, entre otros.

Fuente: Graffica

Advertisements

La tipografía en el diseño gráfico

INTRODUCCIÓN

La finalidad de toda composición gráfica es transmitir un mensaje concreto. Para ello, el diseñador se vale de dos herramientas principales: las imágenes y los textos.
Las imágenes aportan un aspecto visual muy importante a toda composición. Estos con capaces de transmitir por sí solos un mensaje de forma adecuada.
Sin embargo, el medio de transmisión de ideas por excelencia es la palabra escrita. La esencia del buen diseño gráfico consiste en comunicar ideas por medio de la palabra escrita, combinada a menudo con dibujos o con fotografías.
Además de su componente significativo, cada letra de una palabra es por sí misma un elemento gráfico, que aporta riqueza y belleza a la composición final.
Es por esto, que el aspecto visual de cada una de las letras que forman los textos de una composición gráfica es muy importante.
De este planteamiento se deriva que el diseñador gráfico debe emplear las letras en una composición tanto para comunicar ideas como para configurar el aspecto visual de la misma, siendo necesario para ello conocer a fondo los diferentes tipos existentes y sus propiedades, conocimientos que se agrupan en la ciencia o arte de la tipografía.
El termino tipografía se emplea para designar al estudio, diseño y clasificación de los tipos (letras) y las fuentes (familias de letras con características comunes), así como al diseño de caracteres unificados por propiedades visuales uniformes.

Fuentes Serif y fuentes Sans Serif.

Vemos la clasificación de fuentes tipográficas en serif y sans-serif.

Una clasificación de las familias de fuentes mucho más general que la DIN 16518-AtypI, pero muy utilizada en medios digitales, es la que divide las familias tipográficas en serif y sans-serif.

Las fuentes serif o serifas tienen origen en el pasado, cuando las letras se cincelaban en bloques de piedra, pero resultaba difícil asegurar que los bordes de las letras fueran rectos, por lo que el tallador desarrolló una técnica que consistía en destacar las líneas cruzadas para el acabado de casi todas las letras, por lo que las letras presentaban en sus extremos unos remates muy característicos, conocidos con el nombre de serif.

Otra particularidad común de las fuentes serif, derivada del hecho de que las tipografías romanas se basaban en círculos perfectos y formas lineales equilibradas, es que las letras redondas como la o, c, p, b, etc, tienen que ser un poco más grandes porque ópticamente parecen más pequeñas cuando se agrupan en una palabra junto a otras formas de letras. El grosor de las líneas de las fuentes serif modernas también tiene su origen en la historia. Las primeras se realizaron a mano implementando un cálamo, permitiendo la punta plana de la pluma distintos grosores de trazado. Esta característica se ha conservado por la belleza y estilo natural que aporta a las letras.
Las fuentes serif incluyen todas las romanas. Son muy apropiadas para la lectura seguida de largos textos, ya que los trazos finos y los remates ayudan al ojo a fijar y seguir una línea en un conjunto de texto, facilitando la lectura rápida y evitando la monotonía.
Como ejemplos de fuentes serif podemos citar Book Antiqua, Bookman Old Style, Courier, Courier New, Century Schoolbook, Garamond, Georgia, MS Serif, New York, Times, Times New Roman y Palatino.
Las fuentes sans-serif o etruscas hacen su aparición en Inglaterra durante los años 1820 a 1830. No tienen remates en sus extremos (sin serifas), entre sus trazos gruesos y delgados no existe apenas contraste, sus vértices son rectos y sus trazos uniformes, opticamente ajustados en sus empalmes. Representan la forma natural de una letra que ha sido realizada por alguien que escribe con otra herramienta que no sea un lápiz o un pincel.

Asociados desde su inicio a la tipografía comercial, su legibilidad y durabilidad los hacían perfectos para impresiones de etiquetas, embalajes, envolturas y demás propósitos comerciales. Aunque este uso motivó que fueran despreciados por aquellos que se preocupaban por los tipos bellos y la impresión de calidad.
Poco a poco las fuentes sans-serif fueron ganando terreno a las serif. Una de las razones de su triunfo fue que los modernos métodos mecánicos de fabricación de los tipos estaban especialmente bien adaptados para este particular estilo de letra. Otro, que la ausencia de remates y sus trazos finos las hacían muy apropiadas para letras grandes usadas en unas pocas palabras para ser vistas a una cierta distancia, como es el caso de rótulos, carteles, etc., elementos de comunicación cada vez más en auge.
Las fuentes sans-serif incluyen todas las Palo Seco, resultando especialmente indicadas para su visualización en la pantalla de un ordenador, resultando muy legibles a pequeños tamaños y bellas y limpias a tamaños grandes. Sin embargo, no están aconsejadas para textos largos, ya que resultan monótonas y difíciles de seguir.
Entre las fuentes sans-serif se encuentran Arial, Arial Narrow, Arial Rounded MT Bold, Century Gothic, Chicago, Helvetica, Geneva, Impact, Monaco, MS Sans Serif, Tahoma, Trebuchet MS y Verdana.

Fuente: Ciberaula